El Puente de Diciembre está cada vez más cerca, y una de las escapadas turísticas más interesantes que podemos realizar en esta parte de año tiene que ver sin dudas con el pirineo aragonés, que propone una enorme cantidad de opciones de entretenimiento para toda la familia.

Senderismo

Por ejemplo, podrás participar en recorridos de senderismo, como el del Sendero Histórico que forma parte del tramo aragonés. Se trata de un camino de aproximadamente 500 kilómetros en el que conocerás muchas de las fortificaciones medievales musulmanas y cristianas levantadas en la zona sobre el final de la Edad Media.

Deportes de aventura

Para los más audaces, los deportes de aventura se postulan como una muy atractiva opción. Como actividades en el Pirineo aragonés encontrarás alternativas con las que podrás satisfacer tu necesidad de adrenalina, como por ejemplo salir en bicicleta de montaña, alpinismo, escalada o barranquismo.

Esquí, la gran estrella del Puente de Diciembre

Pero si hay una actividad que no puede dejar de disfrutarse en este Puente de Diciembre, esa es sin dudas el esquí en el pirineo aragonés, uno de los grandes motivos para visitar la zona en invierno.

Como ocurre todos los años, muchas de las principales estaciones aragonesas abren sus puertas en el Puente de la Constitución, y son varias las ofertas de este 2018.

Por ejemplo, tienes las estaciones de esquí en el Pirineo aragonés de Panticosa y Formigal, con cerca de 40 kilómetros cada una de ellas y varias pistas disponibles para todos los niveles de destreza. Si adquieres el forfait conjunto, podrás divertirte en ambas al mismo tiempo.

A su vez, las autoridades locales ponen transporte gratuito durante las jornadas enteras, de forma que la comunicación entre estaciones sea fluida y no te cueste ni un céntimo.

En lo que respecta al alojamiento cerca de las pistas, podemos recomendar bellos pueblos como Sallent de Gállego, Escarrilla o Tramacastilla; o por qué no buscar sitios más cerca aún de Panticosa o Formigal, casi a los pies de estas pistas.

Refugios en la montaña

¿Buscas algo más romántico y no tanto relacionado con el deporte? Entonces nada mejor que pasar la noche en alguno de los refugios de la zona, como por ejemplo los que se encuentran en el Valle de Aragón, situados a pie de las pistas en la estación de esquí de Candanchú.

Museos

Los amantes de la historia hallarán en los museos locales un paseo imperdible. El Museo de Dibujo Julio Gavín, ubicado ni más ni menos que en el Castillo de Larrés, te permitirá conocer una inmensa colección dedicada a este tipo de intervenciones, con más de 3000 obras, que abarcan a autores que van desde finales del siglo XIX hasta la actualidad.